viernes, 30 de septiembre de 2016

EL TAXISTA UNA HISTORIA PARA REFLEXIONAR.


Iba al aeropuerto, cuando un Taxista se acercó, lo primero que noté fue un taxi limpio y brillante, el chofer bien vestido, camisa blanca, corbata y pantalones bien planchados.

El taxista salió, me abrió la puerta y me dijo: "Yo soy Willy, su chofer. Mientras guardo su maleta me gustaría que lea en este cartón cual es mi Misión. Leí la tarjeta: 《Misión de Willy, llevar a mis clientes a su destino final de la manera más rápida, segura y económica, brindándole un ambiente amigable》Quedé impactado.

El interior del taxi estaba igual de limpio. Willy me dijo, "Le gustaría un café? Tengo unos termos con café. Bromeando le dije: "No, prefiero un refresco" "No hay problema tengo un hielera con refresco regular y dietético, agua y jugo". También me dijo "Si desea algo para leer, tengo el periódico de hoy y revistas.

Al comenzar el viaje, Willy me dice: "Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio...y como si esto no fuera demasiado, Willy me preguntó si la temperatura del aire estaba bien. Luego me avisó cual sería la mejor ruta a su destino y me preguntó si estaría contento de conversar con él o, si prefería que no interrumpiera mis meditaciones.

Le pregunté: "Siempre has atendido a tus clientes así?" "No, no siempre, ssolamente los dos últimos años. Mis primeros años manejando los gasté, la mayor parte del tiempo, quejándome igual que el resto de los taxistas. 

Un día escuché a un doctor especialista en desarrollo personal. Escribió un libro llamado "Lo que tú eres hace la diferencia." Decía: "Si tú te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás".

DEJA DE QUEJARTE!《Sé diferente, No seas un pato. Se un águila. Los patos solo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo.》

"Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Miré otros taxis y choferes...los taxis sucios, los choferes poco amigables y los clientes descontentos. Decidí hacer unos cambios. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios. Mi primer año de águila dupliqué mis ingresos . Este año los cuadrupliqué. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes. Si yo no puedo, consigo un amigo taxista águila, confiable, para que haga el servicio". 

Willy era fenomenal hacía el servicio de una limusina en un taxi normal. Willy el taxista, decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas. No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, un servidor público, político, ejecutivo, empleado o profesional ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros?

Recuerda: ES TU DECISIÓN Y CADA VEZ TIENES MENOS TIEMPO PARA CAMBIAR. Que tus problemas sean menos, tus Bendiciones más... y que sólo la Felicidad entre por tu puerta.
LEER MÁS...

jueves, 8 de septiembre de 2016

PARA TENER EN CUENTA AL CONDUCIR DE NOCHE.



Durante la noche el tráfico disminuye en un 60 %, pero el 42 % de los accidentes mortales ocurren en estas condiciones. Aún así, muchos conductores prefieren conducir de noche. Analicemos esta falsa creencia.


El ser humano, un animal de día

Un conductor recibe a través de la vista el 90% de la información del tráfico, y su calidad está condicionada por su capacidad de percepción visual, resultado de:
  • Sensación luminosa, valorando sus variaciones de intensidad,
  • Sensación de las formas, o agudeza visual
  • Sensación cromática, o la capacidad de reconocer los colores,

Estos tres procesos quedan perturbados reduciéndose la capacidad visual nocturna de 1/20 frente a la capacidad con luz de día, que somete a la vista y al cerebro a unos esfuerzos mayores durante el día para poder actuar con rapidez y eficacia.

La situación es aún peor con condiciones climatológicas adversas. En caso de lluvia, el pavimento mojado absorbe una buena parte de las radiaciones lumínicas de los faros.


¿Cuáles son los riesgos de la conducción nocturna?
  • Pérdida de agudeza visual y disminución del campo visual.
  • En la oscuridad no apreciamos ni velocidad ni movimiento, y ésta puede ocultar peligros visibles con luz diurna. Los objetos oscuros no se ven sobre el fondo oscuro.
  • Mayor tiempo para identificar e interpretar correctamente la señalización vial vertical, horizontal y de balizamiento.
  • Sufrir deslumbramiento por los faros de los vehículos que vienen de frente.
  • Aparición prematura de la monotonía, fatiga y cansancio, especialmente entre las 4 y las 6 de la mañana donde baja nuestro nivel de alerta.
  • La presencia de un mayor número de conductores con efectos de alcohol, drogas, cansancio, etc.
  • Conductores que no adaptan la velocidad al campo visual iluminado, al conducir a una velocidad excesiva para la capacidad de nuestros ojos.
  • Conductores que voluntariamente realizan maniobras antirreglamentarias.
  • Los servicios de emergencia podrían tardar más en llegar al lugar del accidente.

Ventajas: ¿comodidad?

A pesar de estos hechos, hay personas que eligen la noche para conducir porque:
  • Hay menor densidad de tráfico.
  • Pueden realizar una conducción más relajada.
  • Mantienen una velocidad promedio más alta.
Pero sólo se debe conducir de noche si se está en buen estado psicofísico, el vehículo está en perfecto estado de mantenimiento y uso, y el viaje ha sido adecuadamente planificado. En caso contrario el conductor debería demorar el viaje hasta alcanzar las tres condiciones anteriores.


Consejos para realizar una conducción nocturna segura

Ante todo el conductor debe mantener una actitud vigilante, atenta y anticipativa:
  • Reducir la velocidad. Ser capaz de parar totalmente el vehículo dentro del campo de iluminación de los faros. Con luz de cruce la velocidad máxima recomendada es de 90km/h.
  • Mantener una distancia de seguridad no inferior a tres segundos con el vehículo que le precede.
  • Aumentar la frecuencia de mirada por los espejos retrovisores, al menos cada 10 segundos.
  • Aumentar las paradas, tomándose tiempo para recuperarse y proceder a la limpieza de los cristales de los faros, parabrisas,
  • Encender las luces de cruce, no las de posición, al atardecer. Si duda entre encenderlas y no, enciéndalas.
  • Si aparecen síntomas de la fatiga o dificultad debemos mantener la concentración, parar, hacer un ejercicio suave, ingerir algún alimento y/o bebida energizante.
  • Ante los síntomas de la somnolencia o dificultad para mantenerse concentrado, parar, dar una cabezada de 20 minutos y tomar un café o bebida estimulante. Si persiste el cansancio, dormir cuanto se necesite.
  • Utilizar las luces largas siempre que le sea posible, pero utilice las cortas ante la posibilidad de deslumbrar a otros conductores. Cuando seamos adelantados, lleva dadas las luces largas hasta que el otro vehículo se ponga a nuestra altura, y en ese momento poner también las de cruce.
  • Reducir la intensidad de la luz del cuadro de instrumentos porque ayuda a ver mejor la carretera. Cuanta más luz haya en el interior, peor se ve el exterior.
  • En caso de deslumbramiento reducir la velocidad y si fuera necesario, detenerse, desviar la vista a la derecha y buscar como referencia la banda blanca del arcén, circule próximo a la banda blanca pero sin invadir el arcén, y en última instancia cierre el ojo izquierdo.
LEER MÁS...