domingo, 24 de julio de 2016

DAÑOS AL MOTOR DE TU VEHICULO POR USAR ACEITE DE MALA CALIDAD.





Daños al motor de tu vehículo por no cambiar el aceite o utilizar un aceite de baja calidad.

El aceite es a tu motor, lo que la sangre es a tu cuerpo.

El  aceite,  irremediablemente, se deteriora con el uso.  Una de las causas es la presencia de los contaminantes, como lo es el combustible no quemado,  productos de combustión,  o suciedad que ingresa con el aire de admisión. Estos  “agresores”  pasan a través de los aros del pistón al Carter en cantidades mínimas por ciclo,  pero deben ser  combatidos  por los aditivos del aceite,  ya sea a través de una neutralización química, o evitando que se aglomeren para que no puedan causar daños en el motor. Esto va  consumiendo los aditivos.

Otros elementos  son los metales provenientes del desgaste diario y normal,  suciedad de reparaciones o cambios de aceite, agua, entre otros. El lubricante lo único que puede hacer en estos casos es mantenerlo en suspensión en un tamaño minimo para que circulen por el filtro y los conductos, pero no puede desecharlos.  Estos solo salen del motor con el cambio de aceite y si en su lubricentro tienen el succionador de limalla hacer que su cambiador de aceite lo utilice, para deshacerse completamente de estos metales de desgaste.

Otra forma de deterioro del lubricante es la oxidación en si.  Todo aceite que deba trabajar a alta temperatura y en contacto con el aire sufre este proceso. En el motor, el aceite es batido constantemente,  con la que la oxidación es muy grave.  Los lubricantes  de más alta calidad soportan por más tiempo de uso estas condiciones al tener aditivos antioxidantes, aunque no se puede prolongar en forma indefinida su uso.

Si no has hecho, un cambio de aceite a tiempo o tienes fugas de aceite.

Los daños son cuantiosos.

La ausencia total de lubricación (aceite)  en el sistema, conduce al daño del cojinete, provocando la destrucción total de la pieza.  Cuando no tienes aceite o la lubricación es insuficiente, la cantidad de lubricante que llega al sistema eje- cojinete,  no permite mantener la película de aceite y se produce el contacto entre las dos piezas. El funcionamiento prolongado en esas condiciones también produce la destrucción total del conjunto.




Aceites de mala calidad.

Un aceite de baja calidad para tu vehículo causa grumos, espumas y disoluciones que obstruyen los conductos de lubricación y eliminan las propiedades antifricción del lubricante.

Los aceites de baja calidad no aguantan la temperatura que alcanza el motor, asi que se carbonizan con facilidad y forman espumas  además de  “barro”.



LEER MÁS...